Blog

Mi familia en Costa Rica no tenía dinero, así que cuando yo tenía cuatro años mi madre me vendió como esclava sexual. Los hombres pagaban un montón de dinero por hacer lo que querían con los niños. Por lo tanto, mientras otros niños de mi edad iban a la escuela, yo trabajaba en un prostíbulo, entregándole todas las ganancias a mi madre. Toda mi vida me sentí fea y sucia, avergonzada. Aprendí a beber licor y usar cocaína muy temprano, como una manera de embotar el dolor.

Read More

AYUDA A FUNDACIÓN RAHAB. CREA UN CAMBIO. SUMATE.