Proyecto La Cruz




En Fundación Rahab cada año proponemos y desarrollamos nuevas iniciativas, que nos permiten evaluar proyectos existentes para medir el impacto en la comunidad y el trabajo en la reintegración y restauración de las víctimas.

Este año propusimos la creación del Proyecto La Cruz, el cual fue inaugurado el pasado 30 de enero en esa zona fronteriza por un periodo de 2 años. Este proyecto es financiado en su totalidad por el Departamento de Estado del Gobierno de Estados Unidos.

Nuestra misión es reducir el tráfico de personas con fines de explotación sexual y proporcionar atención profesional a las víctimas en La Cruz y comunidades cercanas, a través de la sensibilización y formación de los diferentes sectores de la población, además de brindar atención y protección a los niños, adultos y adolescentes víctimas y posibles víctimas.

Objetivos del proyecto

Leer más…

Objetivo 1: Entrenar y equipar un equipo de profesionales formado por los directores de proyectos, psicólogos, trabajadores sociales y coordinadores del proyecto, para servir en las comunidades.

Objetivo 2: Facilitar talleres de sensibilización, prevención y detección dirigidos a las personas vulnerables y que pueden ser víctimas de la la trata de personas con fines de explotación sexual, en particular; niños, adolescentes, familias pobres, mujeres, comunidad LGBT y comunidades rurales.

Objetivo 3: Distribuir información y realizar actividades a través de las Asociaciones de Desarrollo Local con el fin de ganar la confianza de los habitantes, permitiéndonos crear una relación estrecha con las comunidades.

Objetivo 4: Programas de rehabilitación de las víctimas de conducta ‘, sesiones educativas, y las iniciativas de divulgación en las regiones fronterizas de Costa Rica a través de la oficina Rahab La Cruz.

Objetivo 5: Proporcionar recursos de sensibilización, prevención y detección para los empleados del sector público y privado, incluyendo: personal de los medios, los agentes del orden (policía y oficiales de inmigración), profesionales de la salud, maestros, personal del hotel y resort, guías de viajes y líderes de la comunidad.

Objetivo 6: Ofrecer capacitación a los empleados del sector público y privado, permitiéndonos obtener mayor contacto con víctimas de la trata de personas.

Objetivo 7: Crear conciencia a través de anuncios de servicio público, artículos de prensa, radio y televisión, así como realizar actividades en las comunidades con el fin de educar y prevenir a la población acerca del comercio sexual y la industria del sexo comercial.

En la región urbana de San José, se percibe un apoyo al comercio sexual y la labor forzosa debido a que la población no se le educa en estos temas. Los líderes comunitarios, personal de medios de comunicación y los oficiales de policía deben ser capaces de identificar y comprender los términos y señales relacionados a la trata de personas ya que tienen la capacidad de luchar contra ella a través de la ley, la intervención, o de otra manera. Por lo tanto Fundación Rahab ha identificado la necesidad de capacitar a los sectores públicos y privados para responder adecuadamente a los abusos de derechos humanos, especialmente los de la explotación sexual. Los oficiales de policía , funcionarios de inmigración, profesionales de salud y personal de hoteles y resorts deben ser capaces de detectar, prevenir y responder a tales sucesos, además la población en general debe ser informada acerca de la prevalencia y la proximidad de la trata sexual humano en Costa Rica . Consideramos que es sumamente importante y urgente, trabajar en zonas rurales, donde es casi imposible que potenciales y actuales víctimas reciban la información y atención que necesitan.

En este proyecto centralizamos nuestros esfuerzos en la frontera, en su mayoría, las regiones rurales, paralelamente se incrementará el trabajo en el Gran Área Metropolitana de San José. Costa Rica y los países vecinos son lugares de tránsito y destino para la trata sexual y trabajo forzoso, esto significa que el país es vulnerable a la trata sexual.

Las zonas rurales sufren debido a la falta de la educación y la infraestructura para combatir adecuadamente el comercio sexual, mientras que los centros urbanos y los lugares turísticos perpetúan la esclavitud y la explotación de hombres, mujeres y niños. Las fronteras de Costa Rica, han visto un sinnúmero de inmigrantes indocumentados con fines de explotación sexual y laboral, sin embargo, los esfuerzos son a menudo exclusivamente centrados en los principales centros urbanos, donde las personas en situación de riesgo ya han sido víctimas.

El foco principal de trabajo estará en las comunidades de La Cruz, región de Guanacaste y de la región fronteriza. Las regiones fronterizas se caracterizan por la pobreza extrema, la falta de acceso a los recursos, el desempleo, y en muchos casos un contexto político que perpetúa la inmigración indocumentada a través de la frontera. La oficina que se abrirá en la región de Guanacaste operará al igual que la organización ubicada en San José, en la que se va a proporcionar formación, servicios a las víctimas de la trata y la industria del sexo comercial, y prevención a la población en riesgo.

Un equipo de psicólogos, enlaces comunitarios , un director del proyecto, coordinador del proyecto y otros colaboradores en colaboración con las Asociaciones de Desarrollo Local y líderes comunitarios brindarán ayuda a las víctimas directas e indirectas de la trata de personas en un lugar que es fundamental , aunque a menudo ignorado en la lucha para poner fin a la comercio sexual.

Las Asociaciones de Desarrollo Locales, además de ser muy respetadas por la comunidad, sirven como un punto de contacto que permite a la organización, informar y capacitar a la población. Con la creación de alianzas con estas asociaciones, Fundación Rahab logrará proporcionar información sobre la trata de personas a los principales actores de una comunidad, así como a niños, adolescentes, padres y maestros. Además, implementaremos una extensión que permitirá llegar a más comunidades, “Rahab Móvil,” será capaz de transportar personal para que puedan llevar suministros a estas asociaciones de desarrollo locales, así como las comunidades sin organización formal contra el crimen, para garantizar un entendimiento y, por lo tanto, una prevención activa de la trata de personas.

“Rahab Móvil” también actuará como una clínica psicológica móvil, visitando algunas comunidades de forma regular para garantizar que las víctimas reciban la atención necesaria para restaurar sus vidas. Esto no sólo aumentará la conciencia en las regiones afectadas por el contrabando de personas, pero va a capacitar a los líderes comunitarios, padres y niños, con el fin de que logren comprender, detectar y enfrentar el tráfico de personas.

Cerrar…

AYUDA A FUNDACIÓN RAHAB. CREA UN CAMBIO. SUMATE.